Rate this post

Aunque estemos tan acostumbradas al maquillaje y parezca algo de nuestros días, este tiene una extensa historia. Sobre ella vamos a hablar en esta nota. Mientras tanto, para ver catálogos de maquillaje, te remitimos a este sitio.

Breve repaso por historia del maquillaje

El color muchas veces no es interpretado en toda su magnitud psicológica. Cada color genera una sensación en quien lo percibe.

Por esa razón, el color, mediante la pintura, se ha usado desde que el humano es humano. En la Prehistoria, por ejemplo, ya se usaba. Y se perfeccionó su empleo durante la Antigüedad, donde apareció uno de los usos que acá nos importa, el cosmético.

En China antigua, por ejemplo, cada punto cardinal tenía asignado un color (rojo, azul, blanco y negro), mientras que al centro lo representaba el amarillo.

En este imperio, todo estaba reglado de acuerdo con los colores, así, por ejemplo, los escudos y emblemas de la realeza, las banderas, los uniformes militares, etc. El color se usaba como una manera de representar las cualidades de una familia o exaltar su valía, ferocidad o infundir el miedo en los enemigos. Es decir, cada color tenía un valor o una emoción ligado a ellos.

 

 

A partir de este conocimiento, el color comenzó a usarse en la piel, como maquillaje. Tanto mujeres como hombres de la antigüedad, en la Mesopotamia por ejemplo, llevaban su cuerpo decorado con colores llamativos de acuerdo con una intención comunicativa.

La intención cosmética del maquillaje ha sido habitualmente mostrar una apariencia más joven e intentar acercarse el máximo posible al ideal de belleza de cada sociedad.

También se usaba para demostrar determinado estatus social (en la Antigüedad, solo los nobles y las cortesanas utilizaban productos de belleza). Llevar la tez morena se relacionaba con largas jornadas de trabajo al sol y con el campesinado, tal como sucedía en Grecia o en China. Por eso, la palidez demostraba que formabas parte de la nobleza o de las clases nobles.

De este modo, se componían cosméticos que, en algunas ocasiones, resultaban hasta tóxicos. Como en el arte, los colores eran escogidos con mucho cuidado para sacar el mayor provecho de algunas partes o cualidades del cuerpo.

En este sentido, podemos mencionar al kohl como uno de los cosméticos más antiguos. Tanto hombres como mujeres se lo aplicaban sobre los ojos para embellecerlos o bien para dar una apariencia feroz, según el caso.

La aplicación del kohl ha sido tan extendida en los países de Oriente Medio, África y parte de Asia que este cosmético ha perdurado hasta nuestros días. Este maquillaje para los ojos, de color negro, era realmente tóxico y su composición variaba dependiendo del lugar en el que te encontrarás.

Hoy en día, los cosméticos no resultan dañinos y están mucho más controlados, ya que se elaboran de acuerdo con altos estándares de calidad.

Se consiguen a través de la mezcla de compuestos químicos. Algunos de los componentes son orgánicos y otros tantos son sintéticos.

Recientemente, la conocida actriz GwynethPaltrow llevó adelante una campaña para impedir el uso de plomo en los labiales con la intención de promover la fabricación y el uso de cosméticos más naturales.

En la Edad Antigua, la mayoría de los cosméticos provenían de la vegetación y de los animales, a excepción del albayalde (carbonato básico de plomo), para obtener una piel clara, y el kohl.

Se fabrica todo tipo de ungüentos con aquello a lo que tenían acceso. De hecho, el primer cosmético de color rojo procedía de un musgo, el fucus, con el que se preparaba el tornasol.

De los animales en la Edad Antigua, se usaba desde el sudor de los carneros hasta el estiércol de cocodrilo para quitar ciertas manchas producidas en la piel.

Con el paso del tiempo, se fue sofisticando la elaboración de cosméticos, pero pasó bastante hasta que se le diera importancia a las sustancias tóxicas que los componían.

Por ejemplo, durante épocas enteras, mujeres y hombres recurrieron a pelucas para tapar la calvicie provocada por la toxicidad de algunos productos de belleza que servían para aclarar la piel o productos nocivos para el cabello.

Algunas mujeres recurrían a ácido sulfúrico mezclado con ruibarbo, una mezcla tremendamente corrosiva que se traducía en una pérdida del pelo. Y el objetivo era justamente teñirlo…

 

El maquillaje, un fenómeno sociocultural

Una comprensión cabal del uso del maquillaje implica serios estudios antropológicos y sociológicos, ya que su empleo ha variado de acuerdo con cada comunidad y cada momento histórico.

 

 

 

La reina Victoria, por ejemplo, prohibió el maquillaje en su corte y lo declaró como públicamente descortés. Ella creía que el maquillaje solo era utilizado por prostitutas y por actores. Esto generó, tras una época en la que el maquillaje y los productos de higiene corporal se habían extendido de manera notable, una disminución considerable en la comercialización de cosméticos en Inglaterra. Por esta razón, años más tarde, y debido a la presión de la industria, se volverían a comercializar.

Afortunadamente, hoy en día, se ha tomado conciencia de los peligros que pueden suponer los productos de belleza compuestos con elementos nocivos.

En varios países del mundo existen organismos específicamente dedicados al control de este tipo de productos, como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Ellos se encargan de asegurar la seguridad de los productos que hombres y mujeres de todo el mundo aplicamos sobre nuestras pieles todos los días.