Si eres un enamorado del arte, de las esculturas de las pinturas del mundo al que te transporta una buena obra de arte, tienes que moverte ara poder ver todo lo que se ofrece a los que disfrutamos de todo lo que vemos a través de los ojos del artista.

Últimamente Madrid  ha acogido grandes obras y a sus creadores, muchas obras de artistas independientes que nos hacen ver las cosas desde otra perspectiva. Pero sin duda alguna las cunas de las mejore exposiciones suelen ser Francia y Nueva York. Yo he tenido la suerte de visitar algunos de estos eventos y si duda son totalmente recomendables, visitar el museo de arte moderno es una verdadera pasada, en el te puedes trasladar a otro mundo, solo con coger un folleto de los soportes de metacrilato y ya te ves en otro mundo. Aunque parezca una locura expresarlo así, eso es lo que sentimos los amantes del arte.

Puede ser similar a los que siente un enamorado de la música clásica o un apasionado del cine, que se evaden a otro mundo cuando tienen el placer de ver una de sus obras o escuchar alguna de sus piezas.

No todo el mundo entiende el arte, no todo el mundo es capaz de entender y ver más allá del lienzo, solo ven unos cuantos garabatos en un lienzo, algunos dicen lo clásico el tópico que en algún momento se oye, “esto lo podría hacer mi sobrino de tres años” y es que no saben ver más allá.

Por suerte estamos persona que valoramos el arte y lo que conlleva, yo siempre que tengo oportunidad viajo a algún lugar en el que se está celebrando alguna convención o hay alguna exposición de alguna artista conocido, sobre todo de arte moderno, los de Dalí o Van Gogh ya los tenemos vistos de sobra, el que mas y el que menos sabe diferenciar los cuadros de los pintores más renombrados de la historia, a mi me encantan los nuevos, la sangre fresca, las ideas nuevas, todo lo que aporte un poco de frescura y de luz a este mundo del arte que tan poco valorado esta por muchos. Disfrutar de la noche parisina tras pasar la tarde en una exposición es el placer de los placeres, o salir por Manhattan después de conocer al artista del momento no tiene precio. Sin duda la mejor experiencia.