Rate this post

Un vehículo se conforma de diferentes sistemas y elementos, entre los cuales está el sistema eléctrico, el cual en su mayoría codifica los cables por medio de colores, así se facilita la detección de fallas o la anomalía de alguno de los componentes eléctricos. Con frecuencia el cableado de alguno de los elementos puede verse afectado al estar involucrado en un accidente, y su reparación puede que resulte caro, puesto que algunos fabricantes venden el cableado completo y no por unidad.

El cableado se localiza sujeto a la carrocería del vehículo y son recubiertos por una goma, si deben pasar por un agujero o borde afilado, así se evita que se dañen y se produzca algún corto circuito. También suele venir dividido en secciones para ser conectadas a través de diversas terminales y tomas, de tal manera que cada parte pueda removerse y volver a instalarse.

Consideraciones para reparar el cableado

Antes de mover cualquier sección del cableado debe hacerse una revisión visual, de manera que se atienda primero las zonas visiblemente dañadas (que se muestren fusionados unos con otros, derretidos o partidos); lo que con frecuencia, se debe a cortocircuitos. Adicional, debe revisar otros componentes que puedan verse afectados a causa de esta avería.

Antes de empezar el trabajo eléctrico es recomendable que inhabilite la corriente eléctrica de la sección a reparar; para ello, solo debe remover el fusible que corresponde a esa zona o desconectar la batería siguiendo las indicaciones del fabricante, ya que no en todos los coches se aconseja retirar la fuente de poder. También debe asegurarse de tomar las precauciones necesarias para que no se confunda al reconectarlos y una forma de hacerlo es numerando con etiquetas los extremos de los cables.

La  reparación del cableado eléctrico del vehículo

Chequee que tenga la cantidad suficiente de cable para la reparación; posteriormente, el área dañada debe retirarse con una herramienta cortante, asegurándose de que la fracción que corte sea un poco más grande de lo que abraca la zona afectada. Con mucho cuidado pele los cables (hay instrumentos especiales que facilitan cortar el aislamiento sin afectar su interior), por lo general se eliminan unos cuantos centímetros de cada lado.

Coloque el sector de cable nuevo y realice el empalme enrollando ambos extremos; si utiliza cables termo contraíbles para hacer el aislamiento, debe utilizar una pieza de aproximadamente dos veces más grande que el área a cubrir. Dependiendo del tipo de cableado, es posible que requiera el uso de cautín para dar algunos puntos de soldadura.

Si no sabe cómo realizar el proceso y no se siente seguro de seguir instrucciones,  acuda a un taller para que reparen el problema y así evitará agravar la situación. Para sustituir la pieza podría adquirirla en www.piezasdesguace.eu, una web en la que puede solicitar el repuesto que requiera con algunos clics de manera sencilla y recibirlo a la dirección que asigne en cualquier parte de España.